Sígueme

Siguenos en Facebook Síguenos en TwitterSiguenos en YouTube

viernes, 25 de noviembre de 2016

Cómo mantenerse motivado la mayor parte del tiempo

No es un secreto que la clave para finalizar con éxito un objetivo es mantenerse motivado. Por supuesto que hay tareas que pueden no gustarte en absoluto pero, hay que encontrar la motivación para terminarlas porque toda tarea, por pequeña que sea, es parte de un objetivo mayor.

La única manera de hacer un buen trabajo, es amando lo que haces. -Steve Jobs-

Y, ¿cómo logramos muchas personas permanecer motivados la mayor parte del tiempo? Quizás estos Tips que te dejo a continuación te sirvan a ti también:


1º Encuentra el lado positivo a todo lo que haces o te pasa

Cualquier cosa que hagas, no importa lo simple o pequeña que sea, tiene una serie de buenas razones detrás de ello. No todas las tareas tienen a primera vista puntos buenos o positivos, pero si tomas sólo un momento para analizarlas, verás fácilmente como encuentras algo bueno. También hay muchas tareas que no necesitan ningún razonamiento en absoluto. Simplemente las hemos estado haciendo por tanto tiempo que se hacen naturales.

Pero si alguna vez estás atascado con alguna tarea que odias y parece que no hay motivación para completarlo en absoluto, esto es lo que tienes que hacer: encontrar buenas razones. Pueden no ser obvias, pero piensa en ello hasta que las encuentres, pues esto traerá  motivación consigo y te ayudará a terminar la tarea.

Algunas ideas para encontrar el lado positivo pueden ser:

-          -Una recompensa material. Por lo general, te pagarán por hacer algo que no te gusta hacer en absoluto
      -Ganancia personal.Aprenderás algo nuevo o tal vez te ayude a mejorar de cierta manera
-          -Un sentimiento de logro. Como mínimo serás capaz de sentirte muy bien sobre la búsqueda de motivación y el esfuerzo que estás haciendo para completar una tarea que tan poco te gusta.
-          -Te acerca a un objetivo mayor. Incluso los logros más grandes en la historia han comenzado por pequeñas tareas y poco agradables. Cada tarea que termines te acerca más al objetivo final y reconocerlo siempre te hará sentirte mejor.




2º Que sea divertido
Cuando se trata de motivación, la actitud lo es todo. Cada persona puede tener sentimientos completamente opuestos hacia una misma tarea: algunos lo odiarán, otros lo amarán. ¿Por qué crees que esto sucede? Es simple: algunos de nosotros encontramos la manera de hacer que una tarea que no nos gusta, la encontremos divertida e interesante!

Tomando como ejemplo el mundo del deporte. Ir al gimnasio todos los días para hacer un entrenamiento de media hora suena bastante aburrido para muchos de nosotros. Sin embargo, a muchos otros les encanta la idea! Les gusta hacer ejercicio no sólo porque reconocen las buenas razones que ello implica, sino simplemente porque les resulta divertido!

Dependiendo de cómo lo mires, ¡puedes divertirte haciendo cualquier cosa! Basta con buscar formas de divertirse, ¡y las encontrarás!

Una manera simple de empezar una tarea que no nos gusta sería haciéndonos algunas preguntas como:

¿Cómo puedo disfrutar de esta tarea?
¿Qué puedo hacer para que esta tarea sea divertida para mí?
¿Cómo puedo hacer que este trabajo sea la mejor parte de mi día?

Las respuestas aparecerán momentáneamente, siempre y cuando aprendas a tener la expectativa definida de que cualquier tarea es potencialmente agradable.

Algunos de vosotros, probablemente, estaréis pensando en un par de cosas que odiáis tanto hacer que no queréis siquiera encontrar una razón para hacerlo agradable pero, la simple búsqueda de maneras para divertirse trabajando es definitivamente un buen hábito a adquirir.  

3º Míralo desde otra perspectiva

Cuando algo no te atrae lo suficiente, es un buen momento para “alejarse” y observar la tarea buscando un enfoque diferente.

Puedes estar haciéndolo de forma correcta y eficiente, pero tal forma no es necesariamente la más motivadora. A menudo puedes encontrar una serie de “ajustes” obvios a tu enfoque actual, que te hará cambiar tu experiencia y abrirte a nuevas posibilidades.

Hay muchas maneras de hacer una misma tarea. Si estás realizando una tarea y no te motiva, quizás sea buen momento para intentar hacerla de otra manera y encontrar la que te mantenga motivad@ y así obtener los resultados deseados.

Algunas personas piensan que intentar hacerlo de otra manera significa renunciar. Opino que para llegar a una meta existen muchos caminos. Lo único que hay que hacer es centrarse en el objetivo sin pensar tanto en la manera de llegar a él. Esa limitación hace que muchas veces perdamos el rumbo y dejemos de lado objetivos que deseábamos conseguir.





4º Reconoce tu progreso

Todo en lo que estés trabajando se puede dividir fácilmente en partes o etapas más pequeñas. Es muy útil el dividir un objetivo en varias etapas para así consolidarlo de una forma más eficiente. De esta forma, también podrás hacer un seguimiento del progreso y te resultará más placentero.

No sólo debemos realizar un seguimiento del progreso si no también reconocer dicho progreso.
Hay que separar seguimiento del reconocimiento de un progreso: el seguimiento es simplemente tomar nota de haber alcanzado una determinada etapa en el proceso. El reconocimiento es tomarse el tiempo para observar en perspectiva todo el camino hacia el objetivo y darse cuenta de dónde estás exactamente y, cuánto te queda para llegar a dicho objetivo.

Por lo general, está en la naturaleza humana el querer que las cosas sucedan ya. Aunque consigamos dividir las tareas complejas en acciones más simples, no nos sentimos satisfechos hasta que todo está hecho y la tarea está completamente terminada. Sin embargo, para muchas veces, la tarea es tan grande que tal enfoque agotará toda la motivación que podamos tener mucho antes de que tengamos la oportunidad de alcanzar nuestra meta. Por eso es importante dividir siempre en pequeños pasos y reconocer cada avance positivo y los progresos realizados.




5º Recompensa tú trabajo y esfuerzo

Este truco a todos nos gusta: recompensarse es siempre agradable. Esta es una de las maneras más fáciles y al mismo tiempo más poderosas para mantenerse motivado.

Tan pronto como obtengas uno de los resultados acordados, tómate tu tiempo para recompensarte de alguna manera.

Para algunas tareas, será suficiente con ofrecerte como recompensa el ir a por un café o té. Otras veces, es posible que tengas que salir a pasear o tomar el aire unos minutos. Para tareas  más grandes y más exigentes, es posible que desees recompensarte haciendo algo aún más agradable, como ir al cine o comprarte algo. Incluso si la tarea lo requiere, recompensarte con un viaje que te apetezca, ¿por qué no?

Tu progreso puede no parecer a los demás como algo que vale la pena celebrar, pero eso no debe frenarte. Si lo necesitas para cumplir tus objetivos, ¡tómate tu tiempo y hazlo de todos modos! Es tú tarea y tú recompensa, por lo que cualquier forma de mantenerte motivado es buena. Esta forma de recompensarte por el progreso hecho honestamente, hará que te sientas  motivad@ por alcanzar nuevas metas.




Piénsalo, encontrar motivaciones para realizar tus tareas te ayudará a sentirte un poco mejor. Identificar diferentes maneras de hacerlo divertido te ayudará a disfrutar de esa tarea. Y el recompensarte por los logros conseguidos, te hará sentirte más motivad@ para seguir trabajando duro y conseguir terminar cada proyecto.

¿Hay alguna manera diferente a estas que te funcione? Comenta qué formas te funcionan para ayudar a otros a conseguir sus objetivos.


Nos leemos!!!

Si os ha gustado el artículo, compartirlo con vuestros amigos. Ayudarles a estar más motivados! :) 

No olvidéis darle un Me gusta a la página de Facebook:






No hay comentarios:

Publicar un comentario