Sígueme

Siguenos en Facebook Síguenos en TwitterSiguenos en YouTube

sábado, 5 de noviembre de 2016

Cómo detectar a las personas Tóxicas

Hay personas en la vida que es mejor alejar de nuestras vidas. Son esas personas a las que se las suele llamar Tóxicas. Hay algunos que gozan arrastrando a lo más profundo a los que le rodean y en cambio, hay otros que lo son sin saberlo.

Cuanto antes aprendamos a diferenciar a este tipo de personas, menos probabilidades de caer enfermos (física y mentalmente) tendremos. Te arrastran a conflictos, crean estrés a su alrededor y complican tú vida.

El estrés que nos pueden llegar a causar estas personas es muy alto. Hay muchos estudios al respecto de las consecuencias del estrés en nuestro cerebro. El estrés hace que empeore nuestra eficiencia en las actividades que realicemos, nos crea negatividad, o que razonemos de una forma errónea. Estos estudios hablan incluso de que si estamos sometidos a este tipo de estrés de forma prolongada, puede ocasionar que se destruyan neuronas de nuestro cerebro de forma permanente.


“Alguna personas causan felicidad por donde van, otras cuando se van” -Oscar Wilde-





Las personas tóxicas tienen un “don” para atraparte en sus redes y mantenerte a su lado. Por eso es indispensable aprender a detectarlas antes de que esto pase. Estas personas siempre optan por “cazar” personas con baja autoestima o en momentos en los que no se encuentran fuertes mentalmente. Por eso, deberíamos trabajar nuestra mente para mantener el control y la calma en todo momento. De esta manera, los veremos venir a la legua.

Es importante saber diferenciar a las personas difíciles o molestas de las personas realmente tóxicos. Aquí os voy a dejar unos puntos infalibles para detectar a estas personas que queremos lejos de nuestros círculos.





1- Son las eternas Víctimas

Su necesidad por ser siempre la víctima es total. Este punto es peligroso para nosotros porque una víctima siempre atrae nuestra atención. Es innato del ser humano el acercarse para intentar ayudar a una víctima por eso caeremos en la red. Pero irás viendo que pase lo que pase, siempre será la víctima. Es momento de correr porque en este punto, ya te habrás dado cuenta de que da igual cuanta ayuda le quieras prestar que nunca será suficiente. Y si intentas hacerle ver las cosas, lo verá como ataque volviendo a ser la víctima.

2- Son Envidiosos

Da igual que les sucedan buenas cosas a menudo porque las que te sucedan a ti, serán mejores siempre. Sólo ven lo bueno que le sucede a los demás y no disfrutan cuando les pasa a ellos.


3- Son unos cotillos o chismosos

Les gusta ver cómo otras personas tienen problemas o lo pasan mal. Las desgracias de la gente les hace disfrutar. Con la de gente interesante y positiva que hay de la que podemos aprender mucho, no deberíamos perder el tiempo hablando de las desgracias de los demás.

4- Tienen mucho Temperamento

Tienen que estar continuamente atacando a todo el mundo y no tienen control alguno sobre sus emociones. Esto ocasionará que nuestros estrés se incremente considerablemente si no hemos aprendido a mantener la calma.

5- Son unos Manipuladores

Esto es peligroso cuando ya nos han atrapado en sus redes. Saben lo que te gusta, lo que piensas, lo que te hace feliz y lo que te hace gracia. Todo esto lo utilizan como arma a su antojo para hundirte cada vez más y obtener ellos todo el beneficio en cualquier tema. Si miras atrás, sólo habrás sido tú el que daba en la relación y nunca has sido el que reciba.

6- Son arrogantes

Por norma general la arrogancia enmascara falta de confianza. Estas personas nunca confían en sus cualidades. Suelen ser desagradables y tener problemas de rendimiento en el trabajo.


7- Son Prepotentes

Suelen verse siempre como superiores  y miran a la gente por encima del hombro. Ellos saben en todo momento lo que es bueno o malo y cómo se hacen las cosas exactamente. Intentan hundirte en todo lo que haces porque no lo haces bien.


“Mentes grandes discuten ideas, las medianas discuten eventos y las mentes pequeñas discuten con las personas” -Eleanor Roosevelt-


8- Son retorcidos

Algunas personas tóxicas son retorcidas. Gente que disfruta viendo sufrir a todos los que le rodean. Suelen ir con malas intenciones para crear miseria en la gente. Realmente no les interesas nada pero te atraen para hacerte daño. Estas personas son las más fáciles de detectar.

9- Son “Espectros oscuros”

Realmente no sé qué palabra utilizar para este punto. Se han utilizado diversas imágenes en televisión para referirse a ellos. En el Señor de los anillos los llaman Nazgûl y en Harry Potter Dementores. Al final, son lo mismo. Seres que absorben las almas fuera de sus cuerpos dejándolos como simples contenedores. Es un símil de esas personas profundamente Tóxicas. Son capaces de entrar en una habitación y hacer que se oscurezca y reine la negatividad. La típica manzana podrida que hace que se pudra todo el cesto. De estas personas te das cuenta, cuando las personas que lo rodean empiezan a cambiar, para mal. Se hacen más negativos, irascibles y no parecen ser las personas que conocíamos.


Aprendamos a protegernos

Ante todo, debemos trabajar nuestra mente para hacernos más fuertes y mantener la calma en todo momento. De esta manera nos aseguraremos de verlos venir y que no entren en nuestro espacio.
Cuanto más racionales seamos, menos probabilidades tendrán de atraparnos. Todo lo que hacen es irracional y carece de lógica. No intentemos luchar en su terreno porque ahí perderemos.


“Nunca discutas con un idiota. La gente podría no notar la diferencia.” -Immanuel Kant-

Una vez que hayamos aprendido a identificar a una persona tóxica, nos será más fácil ponerle límites. Nos ayudará a hacerle saber hasta cuándo y dónde va a llegar. Porque nosotros se lo permitiremos, pero no más. En mi vida, yo pongo las reglas.


Nos leemos!!!

Si os ha gustado el artículo, compartirlo con vuestros amigos. Si ayudamos a alguna persona a ser un poco más positiva o mejor persona, habremos conseguido el objetivo del Blog! :)


No olvidéis darle un Me gusta a la página de Facebook:







No hay comentarios:

Publicar un comentario